CONTACTA CON NOSOTROS, PRIMERA CONSULTA GRATUITA
678.299.166

¿Qué es la custodia compartida y quién puede pedirla?

¿Qué es la custodia compartida y quién puede pedirla?

A continuación, se explica en qué consiste esta fórmula diseñada para lograr el mayor bienestar de los hijos y padres (sobre todo de los primeros) cuando se produce un proceso de divorcio. 

La custodia compartida como la opción más ventajosa para los niños

En principio, aunque pueden darse tantas excepciones como casos particulares, contar con la ayuda de sus dos progenitores es la circunstancia más deseable para la crianza en condiciones óptimas de un hijo. Incluso cuando se haya producido un divorcio. Sin embargo, como si de la aplicación automática del Derecho de Costumbre se tratara, el mantenimiento en exclusividad de la guarda y custodia monoparental por parte de la madre se ha revelado como la norma histórica en nuestro país. Conviene tener en cuenta, por otro lado, que la patria potestad solo se extingue por orden judicial o fallecimiento. 

No obstante, en los últimos años la custodia compartida se está convirtiendo en una alternativa cada vez más aceptada tanto por los jueces como por los mismos progenitores que la pueden acordar. En las siguientes líneas se profundiza en las características de esta figura jurídica. 

Las consecuencias de la custodia compartida para el cuidado de los hijos

La custodia de los hijos, diferente al concepto de la guarda, implica responsabilizarse de la alimentación, formación y administración de los bienes, entre otras cuestiones claves, de los hijos. Se extingue con la mayoría de edad o la emancipación de los niños y no puede ser eliminada, sino solo suspendida. De la misma manera que un tribunal, previa denuncia o de oficio, decide suspenderla, puede volver a concederla si observa que los hechos que conllevaron su revocación ya no están presentes. 

La custodia de los hijos va unida a un conjunto de derechos y obligaciones, por lo que la compartida va a implicar que la mujer y el hombre los asumirán por igual. Por otra parte, existen dos clases de custodias compartidas: la conjunta y la alterna.

Respecto a la primera, se conservan por parte de ambos progenitores los derechos y obligaciones en su totalidad. Se da cuando la convivencia entre estos no supone un problema y es posible organizar con cierta libertad los movimientos de los niños, que se verán beneficiados por minimizar los trastornos. En función de lo que determinen los jueces, los hijos podrán vivir en uno solo o dos de los hogares de los progenitores.

En relación con la custodia compartida alterna, se fijan periodos de cuidado de los hijos independientes para cada uno de los progenitores. Estos pueden durar meses o incluso años. Durante su transcurso, el progenitor que no se encargará de cuidar a los niños podrá disfrutar de un régimen de visitas regulado.

Por último, conviene recordar que la elección de esta fórmula de guarda y custodia suele dejar sin efectos el abono de la pensión alimenticia.

En alonso y asociados somos especialistas en custodia compartida en Córdoba, obteniendo un importante porcentaje de sentencias estimatorias.

Abogado para divorcios en Córdoba

Custodia Compartida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *